Grupo Secuoya

#Secuoya: El post que más me ha ayudado es uno que nunca publiqué

 

La vida tiene paradojas sorprendentes. O quizá no tanto.

Hace tres años y medio, y por consejo de mi cuñao, Emilio Sanz, el de Arqueotrip, empecé a escribir cada domingo un blog que nadie leía.

El retorno de la inversión, aunque se hizo esperar, llegó.

Hay alguna paradoja aquí:

  • La primera, que una “opinión de cuñao” acabó cambiándome la vida, pero para bien. Ustedes ya me entienden.
  • La segunda, y aquí quería yo llegar, es que después de 124 posts, el más beneficioso, el que mejor me ha venido, no ha sido uno de tres mil palabras, con superpoderes SEO. Es uno que nunca publiqué en el blog.
  • Last but not least, el post empieza con una promesa (“esto no es un post, no lo publicaré”) que hoy incumplo flagrantemente. Pero creo que concurren intereses legítimos. Acaso imperiosos.

Lo escribí en la sección “borradores” de linkedin y ahí se ha quedado durante ocho meses.

Fui enviando enlaces al borrador a unos cuantos “conocidos de internet”, proponiéndoles unir esfuerzos.

Y de ahí salieron los primeros brotes verdes, que poco a poco han generado un pequeño bosque.

Ahora que hemos decidido ponerle un cartel a nuestro bosque y abrirlo al público, parece que tiene sentido publicar este post.

Este es el tan cacareado post.

Y esta es, en riguroso estreno, la boombástica web del Grupo Secuoya. Pueden adivinar quién de los secuoyers se ha afanado en hacerla tan chula, divertida y ráspida.

Los esforzados secuoyers hemos unido nuestras fuerzas en una web colectiva en la que iremos publicando posts, ideas y proyectos que creamos que os pueden interesar tanto a vosotros como a nosotros.

Y chorradas, me temo que también pondremos muchas chorradas.

Hay mucha gente convencida de que el derecho se puede transmitir y hacer más atractivo a la gente, y que es más fácil de lo que parece.

Nosotros queremos poner nuestro granito de arena, en algo tan árido a priori, pero de importancia creciente como la protección de datos personales.

Este calvo repartirá sus esfuerzos a partir de ahora entre este blog y el blog Secuoya.

Sus espero.

Y espero que lo disfruten tanto como nosotros.

Jorge García Herrero

Abogado y Delegado de Protección de Datos