Podemos preguntar al trabajador si se ha vacunado

¿Podemos preguntar al trabajador si se ha vacunado, imponerle tests o que muestre su certificado COVID?

 

 

¿Podemos preguntar al trabajador si se ha vacunado? ¿Podemos exigirle que se vacune, que se haga un test, o que muestre su certificado COVID?

Todo tipo de organizaciones (empresas, administraciones) están considerando estos días su estrategia de “retorno a la oficina”, valorando la indagación de la pauta de vacunación o de la previa infección por COVID de su personal (incluso de sus proveedores o visitantes), como medio de mitigación del riesgo de contagio recíproco.

Esta comprobación puede realizarse a través de la indagación y registro del estado de vacunación de los interesados, la verificación de los certificados digitales COVID europeos, pruebas de antígenos…

En este contexto, se han publicado dos informes por las autoridades comunitarias que centralizan la interpretación del Reglamento Europeo de Protección de Datos (uno del EDPB o Comité Europeo de Protección de Datos -una nota conjunta sobre el reglamento que ha implementado el certificado COVID a nivel europeo– y otro del EDPS o Supervisor Europeo de Protección de datos sobre la aplicación de medidas por parte de las autoridades europeas en la gestión del “back to office” sobre su personal), nada halagüeños.

 

¿Podemos pedir al trabajador que se vacune?

 

La empresa puede aconsejar que lo hagan, pero no puede imponerlo (ningún estado en la UE lo ha regulado así).

La vacunación es voluntaria, y normativamente no se ha establecido su obligatoriedad ni siquiera en sectores en los que objetivamente resultaría más indicada (sector sanitario en general, atención a la tercera edad en particular).

El estado de vacunación (o el dato de “haber pasado la COVID”) son datos de salud y, en consecuencia, especialmente protegidos.

El trato desigual dispensado a los empleados (o terceros) en función de su “inmunización” o no, sería discriminatorio y, por tanto, esencialmente ilícito, de acuerdo con la ley española.

 

¿Podemos preguntar al trabajador si se ha vacunado?

 

Hay dos opciones:

Indagación directa

 

Dada la actual naturaleza voluntaria de las vacunas COVID en la UE, el EDPS considera que no existe una base jurídica para que las organizaciones soliciten a las personas una prueba de su estado de vacunación.

Todo ello “sin perjuicio del uso de los certificados digitales COVID de la UE cuando proceda”, es decir: en ausencia de una ley nacional que lo autorice. Ya saben, una herramienta consensuada con una mayoría suficiente que dote de herramientas suficientes y armonizadas a todas las comunidades autónomas, que sirva de base para una estrategia común.

Que después de año y medio ya va tocando.

La otra alternativa, aparte de la ley nacional (que ya hemos visto que no existe en España), podría ser el consentimiento de los empleados.

La indagación del estado de vacunación es una intrusión en la privacidad del empleado. Esta intrusión puede agravarse si se cuestiona sobre las razones para no vacunarse. Como se ha dicho, la causa puede perfectamente ser una patología previa contraindicada con la vacuna que el interesado tiene pleno derecho a mantener confidencial y no compartir.

Como sabemos, el consentimiento debe ser libre. Y dicha libertad está bajo sospecha en el ámbito de Recursos Humanos.

Así, el consentimiento libre implicaría el suministro 100% voluntario del dato por parte del trabajador, bajo la condición indispensable de no imponer medida negativa alguna a quien no responda, ni en función del sentido de la respuesta.

Pero hay que tener muy en cuenta que el EDPS concluye en contra de esta posibilidad de forma contundente:

Podemos preguntar al trabajador si se ha vacunado

(Las “EUI”s son las instituciones comunitarias sujetas a la competencia del EDPS).

Dicho lo cual, en nuestra opinión este tratamiento sería posible, sólo que extremando la accountability para la ocasión.

 

Indagación indirecta (a través del servicio de salud o de prevención)

Esta cuestión no está clarificada aún por las autoridades, pero por las mismas razones, seríamos cautelosos (tenemos más sobre esto, pregúntanos).

 

¿Podemos guardar registro de esta información?

 

En relación con el almacenamiento de estos datos, el EDPS también resulta claro:

El del EDPS también se pronuncia sobre la posibilidad del uso selectivo de tests de antígenos, y de la captación de datos agregados como base estratégica (no como medida de mitigación de riesgo) del back to office.

Podemos preguntar al trabajador si se ha vacunado

Para más información sobre estos temas, contáctanos.

 Muy buena semana.

 

Imagen de portada de Freepik Man vector created by Sentavio.

 

Jorge García Herrero

Abogado y Delegado de Protección de datos