Patria Potestad Digital

“Sharenting” responsable (Ojo al Dato en la SER).

 

 

Sharenting responsable

En el programa de Hoy por Hoy de la SER en Valladolid  (enlace AQUÍ, a partir del minuto 1:06:25), hemos hablado del “sharenting“. 

El palabro ’sharenting’ se refiere a la afición por compartir imágenes online de hijos e hijas menores de edad por parte de sus padres.

Proviene de la mezcla de “share” que significa “compartir” y de “parenting”, que significa criar a los hijos.

Porque algunos padres más que criarles, les “retransmiten”.

Particularmente, yo no he publicado ni una sola imagen de mi hija en la que se le vea la cara. Mi mujer está de acuerdo conmigo, y así se lo hemos hecho saber a toda la familia. Pero yo soy un caso extremo, un puto loco, hablemos de la “normalidad”.

Esta intervención está basada en un post de la recomendable web www.pantallasamigas.net/sharenting: diez razones para un sharenting responsable. Añado por aquí mis comentarios personales y algunos enlaces con la información a la que hago referencia en el programa.

 

OJO AL DATO

Según un estudio de la Universidad de Michigan, el 56% de los padres suben fotografías de sus hijos que podrían resultarles vergonzosas.

Tú puedes ganar pocos o muchos “likes” en tu insta o Facebook, pero tus hijos no ganan nada con la publicación de sus imágenes en redes sociales.

Puede que no les afecte negativamente, pero el saldo para ellos rara vez será positivo.

Sobre todo si publicas ese trompazo tan “gracioso” de tu hijo en el tobogán.

Personalmente prefiero esos vídeos de los niños dándoles sin querer en las pelotas a sus padres, aunque sólo sea por aquello del karma.

Barack Obama dijo: si hubieran estado disponibles las imágenes y vídeos de mis “hazañas” de juventud al nivel como de ahora, nunca habría llegado a ser presidente de los EEUU.

Algo muy interesante es que se normaliza y extiende algo que es tóxico y además, ilegal: al compartirse imágenes con otras personas, estas pueden asumir y de hecho asumen que eso significa que las pueden publicar y que las imágenes no son tan privadas. 

Esto pasa muchas veces con los medios de comunicación, que cogen fotos de cualquier sitio para ilustrar sus noticias, “porque están ahí”. Igual que los datos del censo electoral no se pueden captar y vender (se sancionó a una empresa con más de 3,5 millones de euros por esto), las imágenes de los videos de los juicios no se pueden difundir en youtube, las de la gente y menos aún menores, tampoco.

Lo que publicas escapa de tu control para siempre

Cuando algo aparece en una pantalla, es susceptible de ser capturado y reutilizado.

Compartir imágenes de otras personas sin su consentimiento puede ser una infracción de la normativa de protección de datos y de derechos de imagen simultáneamente (que puede dar lugar a multas administrativas e indemnizaciones de daños y perjuicios: ambas dos)

Más importante aún: hacer esto no es un buen ejemplo para nadie, menos aún para los menores de edad.

En ocasiones extremas puede comprometerse la seguridad de miembros de la familia.

 

Dos cosas para terminar:

La primera: para casos extremos, existe un procedimiento de solicitud ante la AEPD de retirada urgente de fotos y vídeos sexuales o violentos subidos a Internet sin tu consentimiento, que creo que ha sido una de las mejores iniciativas de esta entidad.

Noticia que explica todo el procedimiento para hacerlo.

Acceso en la web AEPD al procedimiento.

Como conclusión, apelo a la responsabilidad (responsabilidad como “sentido común”) de los padres que son los que de forma más fácilmente pueden cambiar de criterio y limitar el riesgo. Pero que se me entienda bien:

Hago la distinción porque desde mi punto de vista, la responsabilidad principal -y que habría que hacer efectiva- está en las plataformas que, desde la entrada en vigor del reglamento general de protección de datos, deberían estar configuradas por defecto para compartir imágenes y contenidos sólo con los más allegados, de modo que, por ejemplo, tuviéramos que autorizar la publicación “para todos” foto a foto sobre todo cuando se trata de imágenes de menores.

Los servicios más populares detectan esto y mucho más fácilmente mediante inteligencia artificial y podrían ferpestamente, entre otras cosas, advertir al usuario de que está a punto de compartir con todos los usuarios la foto de un menor –y solicitar, por ejemplo, reconfirmación-.

Puedes encontrar aquí todos los audios de Ojo al Dato).

¡¡Ojo al Dato!!

 

Jorge García Herrero

Abogado y Delegado de Protección de Datos