cambia de navegador

¡¡Olvida Chrome y pega la vuelta!! (Ojo al Dato en La Ser)

 

Todos sabemos lo que son las cookies: lo del anuncio de la cafetera que buscas en una tienda online, y después te persigue por todas tus redes sociales. Aunque ya la hayas comprado.

El enlace al podcast (a partir del minuto 1:07:10).

Puedes encontrar aquí todos los audios de Ojo al Dato).

 

Las cookies parecen una cosa muy tonta, un auténtico incordio, que hace que tengamos que pulsar el botóncito de “acepto” todo el tiempo, y “total paqué panada”: todos hemos visto el meme de la manifestación con la pancarta de SÍ CANSINOS aceptamos de una vez todas las cookies, COPON.

La foto es graciosa, pero trivializa lo que es un auténtico desastre, un abuso sistémico sobre nuestros datos personales.

Yo creo que esa foto la encargó y viralizó google.

Lo cierto es que gracias a las cookies, no muchas, pero unas cuantas empresas, aparte de las súper conocidas Google Facebook, han sido capaces de recopilar cantidades ingentes de información sobre nosotros, que de momento sólo son utilizadas para cosas tan chorras como vender cafeteras, o manipular elecciones democráticas. Nada de qué preocuparse.

Y siempre me preguntais…

 

Vale, pero nosotros ¿Qué podemos hacer?

En este caso, yo te puedo hablar de lo que yo hice: cambia de navegador. El navegador es el programa que utilizas para navegar por internet. Y aunque no te lo creas, hay muchos a tu disposición, y todos son gratis.

Los principales vampiros de datos personales son nuestros navegadores de Internet y nuestros móviles, en especial los Android. Mi primera recomendación sería comprar un iPhone, pero todos sabemos que Apple es la mejor opción actual para la privacidad pero es letal para la cartera.

La propuesta que hago hoy te saldrá gratis en dinero, pero ganarás muchísimo en privacidad.

 

Mi consejo es que dejes de utilizar Google, y lo cambias por uno de estos dos: Firefox o Brave.

Firefox es un viejo rockero y Brave es un recién llegado, pero los dos son mucho más rápidos que Chrome y te ofrecen una configuración por defecto que rechaza las cookies más nocivas y protege tu intimidad sin que tengas que hacer nada. Con su configuración por defecto, podrás pinchar tranquilamente en el botón de “aceptar cookies” y seguir navegando sin demasiadas preocupaciones, porque estos navegadores, a pesar de todo, impiden que las cookies más nocivas funcionen.

Además lo bueno es que se basan en el mismo código que Chrome, así que son compatibles con las extensiones que estuvieras utilizando.

A continuación los enlaces a las extensiones que yo utilizo:

  • Evitar ver anuncios y protegerme de cookies y cosas parecidas o peores con Ghostery. Privacy Badger también funciona bien y tiene un icono de un mapache o algo así que es más cuqui que el fantasmita, pero no instales los dos a la vez.
  • Impedir posibles conexiones maliciosas con Ublock Origin y Https everywhere.
  • Guardar artículos interesantes para leerlos más tranquilamente después con Pocket.
  • Un gestor de contraseñas, para que sólo tengas que recordar una sola contraseña en tu vida: keepass. Este es completamente gratuito, pero es menos sencillo que configurar y usar que los de pago.
  • Cambia tu motor de búsquedas por defecto a Duckduckgo. Para el 90% de las búsquedas es tan bueno como Google, y totalmente privado. Para cosas más complejas, siempre puedes buscar desde la página de google (o desde tu otro navegador, como te digo ahora mismo). También son buenos Qwant o Startpage.

 

¡Vale! pero ahora algunas páginas no me cargan

En algunos casos estas extensiones harán que algunas páginas no se carguen o no funcionen correctamente para estos casos tengo dos consejos

  • El primero sería pasar completamente de esa página que sólo te da lo que quieres si te dejas comer el hígado de tu privacidad.
  • Pero como sé que el ser humano es débil, mi propuesta para estos casos es tener otro navegador instalado en el ordenador sin todas estas parafernalias que te estoy contando, y utilizarlo únicamente para entrar en estas páginas.

Ese segundo navegador para no debe ser nunca Chrome ni Edge, el nuevo navegador de Microsoft, (otro vampiro de cuidado).

Mi consejo sería Vivaldi para ordenador y Firefox Focus para móvil. Este último tiene la peculiaridad de que borra las cookies cada vez que lo cierras, con lo que, si por ejemplo te gusta leer un periódico de esos que sólo te dejan leer un numero limitado de artículos al mes o a la semana, te dejarán leer todos los que quieras, simplemente cerrando el programa y volviendo a abrirlo y a entrar en la misma web.

En la misma línea y como bonus track, puedes utilizar la extensión Bypass paywalls para acceder a la mayoría de webs de información de pago. Pero ojo, esta es más arriesgada, porque supone tener activado el “modo desarrollador ” en el navegador, haciéndolo especialmente vulnerable a terceros maliciosos.

No abuses.

 

Por cierto, hace ya cinco años publiqué por aquí un repertorio con más de 80 herramientas útiles para todo esto. Para mi sorpresa, buena parte de ellas siguen siendo útiles todavía. 

Feliz semana.

 

Jorge García Herrero

Abogado y Delegado de Protección de Datos