31
Ago
2015
0
Privacidad

¿Regalas tu Privacidad? Descubre Cómo Dejar de Hacerlo

Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on FacebookBuffer this pagePrint this pageShare on Google+Share on RedditEmail this to someone

¿La Privacidad ya no Existe?

Uno de los tópicos actuales más extendidos es que “la privacidad ya no existe” o “no es importante”: se puede encontrar gran cantidad de información sobre cualquiera, normalmente a partir de los mismos datos que cada uno ha hecho públicos online voluntariamente.

Éste, como todos los tópicos, es total o parcialmente falso.

No lo digo yo, lo dice Microsoft, en las seis primeras palabras de la declaración de privacidad de Windows 10:

Su privacidad es importante para nosotros.”

Privacidad Microsoft

 

El valor de nuestra privacidad

El tópico se ha instalado en nuestra vida cotidiana de modo que todos asumimos como algo inocuo y hasta positivo, el acceder “gratis” a aplicaciones o servicios web, que únicamente nos piden permiso para acceder a nuestra privacidad: datos, intereses, preferencias…

Si asumimos que nuestra privacidad no existe o no tiene valor, entonces sí será cierto que nos están dando algo a cambio de nada.

En realidad, la privacidad existe, es nuestra, y tiene un valor incalculable. Literalmente incalculable, hoy en día.

Tal es su valor, que vivimos una frenética competición empresarial por el acceso a nuestra privacidad con el mayor perímetro posible. En un momento en que recién empezamos a vislumbrar la potencialidad del big data, es importante acaparar el máximo de datos: más tarde decidiremos exactamente qué hacer con ellos.

Hasta ahora se trata de publicidad personalizada: los datos de mil millones de Jorges Garcías, hacen que Facebook valga lo que vale (hoy en día, más de 250 mil millones de euros en bolsa).

Pero hay más: ¿qué les parece poder decidir las próximas presidenciales en EEUU?

Un nuevo mundo ha sido descubierto, pero sólo hemos pisado tierra firme: no sabemos siquiera si es una isla o un continente. Pero parece lo segundo.

 

Si el servicio te sale “gratis”, normalmente tú eres el producto.

Así se explica que Microsoft esté “regalando” actualmente Windows 10. Que tengamos a nuestra disposición “gratis” herramientas tan increibles como Google Maps, Facebook, Twitter, Siri, Cortana, Dropbox, etc…

 

Privacidad, la nueva moneda

En realidad, como se explica en este lúcido artículo, en la economía de la web 2.0, la privacidad es la nueva moneda de cambio. Por eso debemos decidir con criterio en qué gastarla.

Y sólo se puede decidir con criterio cuando se está suficientemente informado sobre exactamente cuánto nos va a costar algo. La mayor parte de los usuarios no lo estamos. Y en parte es por culpa nuestra.

Todos usamos facebook, twitter, android, maps, linkedin, etc… por supuesto, y no hay inconveniente en seguir haciéndolo. Pero tenemos que ser conscientes de que no existen diferencias entre estos servicios y los que contratamos en la economía real. Sólo en cuanto al precio que pagamos por ellas, que aquí no consiste en dinero.

Debemos considerar estas herramientas como lo que realmente son: servicios pagados en especie (con los múltiples datos que cada servicio recolecta de nuestra esfera de privacidad). Y como cualquier otro servicio, debemos molestarnos en averiguar lo que nos cuesta: En este caso, qué datos, y para qué serán utilizados.

Los primeros que nos tenemos que convencer de que esto es necesario somos nosotros. Y tomarnos la molestia de protegernos (porque ninguno de estos servicios protege nuestra privacidad por defecto).

 

Ayuda: cómo proteger nuestra privacidad

En el blog, en la entrada Kit de Herramientas Gratuitas de Protección de la Privacidad, que será periódicamente actualizada, tienen a su disposición una colección de enlaces a: 

Tutoriales relacionados con los principales servicios “gratuitos” que les ayudarán a conocer, por ejemplo:

  • El significado de las opciones de privacidad (es decir, qué datos se recopilan por defecto, si no hacemos nada),
  • Ajustar (como hacemos en cualquier otra transacción) el precio que pago a lo que quiero obtener a cambio: es decir, cómo “pagar el mínimo” posible, en términos de privacidad, a cambio de usar sólo aquello que realmente necesitemos.

Enlaces de descarga de herramientas gratuitas.

Consejos básicos para proteger nuestra privacidad.

Y todo lo que Vds quieran: ayúdenme posteando en los comentarios enlaces a tutoriales o recursos que Vd. considere relevantes para compartirlos.

Por favor, comente, comparta. 

Jorge García. Abogado en Valladolid

@jgarciaherrero

Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on FacebookBuffer this pagePrint this pageShare on Google+Share on RedditEmail this to someone

You may also like

responsabilidad activa
Responsabilidad Activa (“Accountability”) en el Reglamento General de Protección de Datos
auditar algoritmo
¿Cómo Auditar un Algoritmo?
algoritmos
Control de Algoritmos: Los Siete Principios de la ACM

Leave a Reply