13
Jul
2015
0
licencias de uso en redes sociales

Licencias de Uso en Redes Sociales: Ojos que no Leen, Corazón que no Siente

Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on FacebookBuffer this pagePrint this pageShare on Google+Share on RedditEmail this to someone

Licencias de uso sobre nuestros contenidos en redes sociales

Nos hemos acostumbrado a aceptar sin antes leer, con toda normalidad:

  • Condiciones generales de uso en Linkedin, Twitter, Facebook, Snapchat…
  • Políticas de privacidad y cookies en todo tipo de servicios web, como Gmail.
  • Términos y condiciones al instalar cualquier app en smartphones o software en ordenadores,  o al suscribirnos a cualquier servicio online…

Verdad verdadera: lo que no es gratis en el Mundo RealTM, tampoco lo es en internet.

Prácticamente pulsamos “aceptar” con el mismo fastidio con el que cerramos esas molestas e inefables ventanas emergentes publicitarias.

No es lo mismo: al “aceptar” los términos y condiciones de las redes sociales más conocidas (y de las menos) estamos celebrando un contrato en cuya virtud, básicamente obtenemos servicios de un valor que nadie pone en cuestión, de forma gratuita.

Un momento: ¿gratuita? Lo cierto es que no desembolsar dinero por el servicio no significa en absoluto que éste te salga gratis. En realidad estamos otorgando amplísimas licencias de uso.

Verdad verdadera: Cuando no pagas por un servicio, tú eres el producto.

Twitter, Facebook, Instagram, Linkedin financian los servicios que tú utilizas, vendiendo productos a terceros que los pagan (y bien que los pagan), y el core de esos servicios no es ni más ni menos que los datos de sus usuarios. Los tuyos, los míos. Estos datos se venden en todos los formatos, y con todos los objetivos imaginables.

La cosa puede ponerse aún peor cuando el cesionario no busca hacer dinero.

Buenas noticias: alguien se ha leído esos rollos legales por nosotros.

Ese alguien no he sido yo (también acepto sin leer, igual que haces tú), sino el compañero Pablo Fernández Burgueño, quien en su blog personal viene desglosando en lenguaje accesible y para todos los públicos qué derechos cedemos, sobre lo que subimos, decimos y hacemos en Facebook, Twitter, Instagram y Snapchat.

Algunos highlights:

  • Facebook vincula a nuestro perfil la información que otras personas publican en la red social. En caso de que no exista tu perfil, Facebook igualmente la recopila y la prepara para ligarla a tu futuro perfil. Facebook tiene información sobre ti, aunque no tengas cuenta en Facebook.
  • Concedes una licencia no exclusiva, transferible, con derechos de sublicencia, libre de regalías y aplicable en todo el mundo para utilizar cualquier contenido de Propiedad Intelectual que publiques en Facebook o en conexión con Facebook.
  • Twitter podrá hacer lo que quiera con nuestros tweets (entendidos como texto), ahora o en el futuro y de forma gratuita. La autorización incluye también las imágenes y los vídeos que subimos.
  • Si alguna vez te has preguntado si Instagram podrá reutilizar gratis el contenido que subes a su red social, la respuesta es… sí. ¿Instagram podrá hacer “lo que quiera” con nuestros contenidos? Esto es lo que dice:
  • Instagram no reclama la propiedad sobre ningún contenido que publiques en o a través del servicio. En su lugar, usted otorga a Instagram una licencia para que pueda hacer con nuestro contenido prácticamente lo que quiera, sin comillas, dentro del ámbito de la cesión otorgada.

Posts de lectura y reflexión obligatoria dentro de un blog muy cuidado.

Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on FacebookBuffer this pagePrint this pageShare on Google+Share on RedditEmail this to someone

You may also like

Ransomware
Ransomware: ¿Cómo librarse del siguiente Ciberataque?
responsabilidad activa
Responsabilidad Activa (“Accountability”) en el Reglamento General de Protección de Datos
Nuevo Consentimiento en el Reglamento General de Protección de Datos

Leave a Reply